Ora estela, ora olvido

Mi esencia es carecer de sustancia. Es saberme sin sustancia, pero mantenerme buscándola. Soy la nada (o aquello que imagina el niño que pretende saltarse los límites del espacio y el tiempo cuando se pregunta por la nada), la forma sin contenido, el reflejo del aire, la huella de un fantasma, del de mi madre; la hendidura del olmo seco, el espacio que separa a Narciso de su reflejo en el que no ve nada. Percepción, espacio-que-separa, ondas de agua: formas sin contenido: nada.

Al salir del vientre materno, antes de abrir la boca y llorar, ya pagamos el óbolo. Pasa un minuto, pasan horas, empiezo a ser olvido, a dejar de ser. Caronte rema… Atrás: estela. Ya es nada.

Caronte rema, lo veo, me ve. Esa figura que rema y que con su quehacer abrasador borra todo a su paso soy yo, borrándome.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s